La nueva “piel electrónica” podría ayudar a enfermos con graves problemas de movilidad y comunicación